LO QUE SE DEBE Y NO SE DEBE HACER EN EL ETIQUETADO DE MUESTRAS PARA PATOLOGÍA

El etiquetado adecuado de las muestras para los laboratorios de patología es de vital importancia. Los errores en el etiquetado de las muestras, además de incurrir en ineficiencias y gastos innecesarios de tiempo y recursos, también dan como resultado que no se brinde una atención adecuada e inmediata a los pacientes, lo que puede suponer graves consecuencias y provocar una morbilidad y mortalidad innecesarias.

 

NO  OLVIDE ETIQUETAR EL TUBO

Esto es lo peor que se puede hacer al recoger y clasificar cualquier muestra, ya sea tomada directamente de un paciente o se trate de una muestra que se esté procesando en el laboratorio. Sin una etiqueta, las muestras a menudo serán rechazadas por el laboratorio de patología, lo que supone entre otras cosas un riesgo adicional para el paciente, que deberá suministrar una muestra nueva para su análisis.

ETIQUETE  EL TUBO DIRECTAMENTE

Es imperativo que el tubo que contiene la muestra tenga una etiqueta adherida directamente. No basta con pegar la etiqueta dentro o en la bolsa en la que se coloca el contenedor, éste no es un procedimiento seguro ni eficaz, ya que es probable que el recipiente no se pueda identificar más adelante, una vez la muestra se procese.

NO UTILICE UN BOLÍGRAFO PARA ETIQUETAR

Si el tubo no está bien cerrado o el sello se rompe, el contenido del tubo puede mezclarse con la impresión de la etiqueta y hacer que la tinta se manche o corra. Esto es especialmente importante para muestras que contienen sustancias químicas como formalina. En última instancia, puede quedarse con un tubo no identificable. Si es necesario tener que escribir a mano, utilice un marcador de punta fina resistente al alcohol. Lo óptimo sería que las etiquetas impresas sean usadas mediante códigos de barras. Es muy fácil y útil utilizar una impresora de transferencia térmica  con una cinta de resina a prueba de manchas, ya que la impresión resistirá la mayoría de los disolventes agresivos, como formalina y alcoholes, y no se borrará como sí lo haría un bolígrafo u otro tipo de tinta.

PEGUE LA ETIQUETA CORRECTAMENTE PARA QUE SE PUEDA ESCANEAR EL CÓDIGO DE BARRAS

Pegar la etiqueta de forma adecuada al tubo es fundamental para identificar correctamente la muestra durante la fase preanalítica del procesamiento.

    • Debe colocar la etiqueta a lo largo del tubo, con el nombre en la parte superior. Esto asegura que el código de barras se pueda escanear sin dejar de ofrecer un amplio espacio para ver el contenido del tubo.
    • No deje pequeñas protuberancias en la etiqueta. En su lugar, asegúrese de que esté al ras con la superficie del recipiente. La pequeña protuberancia o arruga que queda puede dificultar la lectura del código de barras. Esto puede resultar difícil cuando se utilizan etiquetas de muestras con adhesivos permanentes, ya que la etiqueta puede dañarse fácilmente. Sin embargo, si existe alguna protuberancia, es necesario volver a colocar la etiqueta porque la aplicación de una nueva etiqueta sobre la parte superior de la anterior no elimina la protuberancia original.
    • Utilice la etiqueta del tamaño correcto. Utilizar una etiqueta que sea demasiado grande para el tubo puede dar como resultado que la etiqueta cubra la tapa del tubo, dándole una apariencia de «cuello alto». Esto arruga la etiqueta y puede hacer que el código de barras resulte ilegible. Además, la etiqueta también se dañará cuando se abra el tubo, además de dificultar su apertura.
    • No envuelva la etiqueta alrededor del tubo horizontalmente, diagonalmente a través de él o como una bandera sobre él. Si el tubo está etiquetado de esta manera, es posible que el escáner no pueda leer completamente el código de barras. En muchos casos, el código de barras puede estar cubierto por la etiqueta, lo que imposibilitará su lectura. También puede dificultar o imposibilitar el procesamiento, según la muestra y / o la máquina que se utilice.

NO  IDENTIFIQUE VARIOS TUBOS CON UNA SOLA ETIQUETA

No adhiera una misma etiqueta a dos o más tubos, incluso si provienen todos de la misma muestra. Es una manera muy fácil de identificar erróneamente las muestras y perder su rastro a medida que se procesan, lo que significa mucho más tiempo después para rastrear nuevas muestras y explicar un diagnóstico falso.

VERIFIQUE   QUE TODA LA INFORMACIÓN RELEVANTE ESTÉ CORRECTAMENTE IMPRESA EN LA ETIQUETA

Antes de enviar las muestras al laboratorio, conviene comprobar si la información de la etiqueta es correcta y coincide con cualquier otra documentación que la acompañe. Una doble verificación utilizando los identificadores del paciente inmediatamente cuando se toma la muestra es la mejor manera de garantizar que no se produzcan discrepancias. El tipo de muestra, incluido el tubo utilizado para recolectarlo y el tapón, también debe verificarse dos veces antes de enviar la muestra.

NO USE ETIQUETAS GENÉRICAS PARA MUESTRAS QUE SE ALMACENAN EN NITRÓGENO LÍQUIDO O SE TRANSPORTAN EN HIELO SECO

Para las muestras almacenadas en condiciones criogénicas, el uso de etiquetas de papel genéricas puede ser un riesgo importante, ya que es probable que se caigan del tubo cuando se sumergen en nitrógeno líquido o se transportan en hielo seco. En su lugar, utilice etiquetas de muestras criogénicas, que están recubiertas con un adhesivo que está diseñado para resistir temperaturas extremadamente bajas y permanecen fijadas de forma segura, incluso durante el almacenamiento criogénico a largo plazo.

 

UTILICE  ETIQUETAS Y EQUIPO APROPIADO PARA EL PROCESAMIENTO DE MUESTRAS

Utilice etiquetas resistentes a los productos químicos cuando procese muestras para histología. A medida que las muestras se tratan para histoquímica o inmunohistoquímica, requieren etiquetas que resistan manchas y productos químicos agresivos, como xileno, hematoxilina y eosina.

Utilice impresoras de transferencia térmica. Las impresiones generadas con estas impresoras son resistentes a muchos productos químicos fuertes utilizados durante la fijación, incluida la formalina, así como al etanol, xileno, nuevas alternativas / sustitutos del xileno y tinciones histológicas. También resisten el almacenamiento criogénico mucho mejor que la escritura a mano o las impresiones generadas con impresoras láser o de inyección de tinta.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.