ETIQUETADO Y REETIQUETADO EFICAZ EN EL LABORATORIO

El etiquetado en el laboratorio es un factor determinante para garantizar que las muestras puedan ser identificadas con precisión. No obstante, la información plasmada en estas etiquetas puede llegar a quedar desactualizada o resultar incorrecta, un hecho no deseable que requiere que los contenedores precisen que se vuelvan a etiquetar. Llegado el caso existen varias opciones disponibles para volver a etiquetar, en función del recipiente y las condiciones ambientales al que se espera que se enfrente.

 

ELEMENTOS QUE PUEDE SER NECESARIO TENER QUE VOLVER A ETIQUETAR EN EL LABORATORIO

Los elementos más comunes en la etiqueta que pueden necesitar el reetiquetado son aquellos recipientes o contenedores que presenten una etiqueta con información incorrecta o incompleta. Esto puede suceder de varias formas. Por ejemplo, la etiqueta podría haber sido escrita a mano de forma ilegible debido a una mala caligrafía o manchas de tinta. O bien es posible que se haya descubierto nueva información que deba agregarse a la etiqueta. También podría ocurrir que se hayan impreso datos incorrectos en la etiqueta, y sea necesario reemplazarla por una nueva etiqueta con la información correcta. También existe la posibilidad de que no se haya utilizado ningún identificador al principio, lo que requiere que se añada una etiqueta después de este hecho. Dependiendo dela caso concreto, la solución de reetiquetado particular utilizada puede variar. A continuación se muestra una descripción general de las diversas opciones de reetiquetado disponibles y cuándo usar cada una.

 

OPCIONES DE REETIQUETADO

Por lo general, existen dos tipos de opciones de reetiquetado: etiquetas opacas (también llamadas de bloqueo o encubrimiento) para ocultar la información existente o etiquetas claras para sobreetiquetar y agregar nuevos datos.

 

ETIQUETAS OPACAS

Las etiquetas opacas están diseñadas específicamente para ocultar cualquier información o etiqueta ya existente. Tienen un diseño opaco único que oculta completamente la etiqueta y bloquea la información debajo. Por lo general, provistas de un adhesivo permanente, estas etiquetas son una excelente manera de cubrir información impresa previamente, incluido el texto preexistente, los números de serie y los códigos de barras en sus contenedores o muestras, al tiempo que muestran nuevos datos cuando es necesario.

Las etiquetas opacas están disponibles en varios formatos dependiendo de las condiciones ambientales a las que estarán expuestas. Esto incluye etiquetas criogénicas para almacenamiento criogénico en nitrógeno líquido (-196 ° C) y congeladores de temperatura ultrabaja (-80 ° C), etiquetas resistentes a químicos y solventes para contenedores que soportarán la exposición química y etiquetas opacas resistentes al autoclave para material que se someterá a esterilización. Las etiquetas opacas para autoclave también son ideales para esterilizar bolsas y recipientes marcados con información sensible o confidencial que deben esterilizarse en autoclave antes de su eliminación, como material de riesgo biológico y radiactivo.

 

RECIPIENTES Y CONTENEDORES CONGELADOS

Los tubos criogénicos, los viales y las cajas que se almacenan en condiciones criogénicas y deben volver a etiquetarse representan un desafío adicional. Es posible que estos contenedores congelados deban etiquetarse mientras aún están congelados, ya que descongelarlos podría comprometer la integridad de su contenido. Como tal, generalmente se recomienda que el etiquetado se realice en hielo seco para mantener la temperatura de la muestra a -80°C, eliminando así los ciclos innecesarios de congelación y descongelación. Esto requiere etiquetas opacas para superficies congeladas que se adherirán a los recipientes congelados recién extraídos del nitrógeno líquido o de los congeladores, incluso en presencia de escarcha y humedad, al mismo tiempo que cubre por completo las etiquetas existentes y la información obsoleta que se encuentra debajo. Los viales reetiquetados se pueden volver a almacenar en nitrógeno líquido o en congeladores de temperatura ultrabaja, sin necesidad de tiempo adicional.

 

TUBOS CON CÓDIGO DE BARRAS 2D

Los tubos con códigos de barras 2D se utilizan en biorrepositorios, biobancos y otras instalaciones que albergan grandes inventarios de muestras. Trabajan con manipuladores de líquidos automatizados y un escáner de código de barras fijo que utiliza el código de barras 2D en la parte inferior del vial para rastrear la muestra durante el almacenamiento y la recuperación. Debido a sus características y diseño particular, requieren un tipo específico de etiqueta al volver a etiquetar. En este sentido, la etiqueta debe identificar el lado y la parte inferior de los tubos de extracción y almacenamiento de muestras automatizados 2D de perfil fino. Además, esta etiqueta agregada no debe interferir con el funcionamiento adecuado del sistema automático o robótico de manejo de líquidos y debe ser compatible con los lectores y escáneres de muestras automáticos que se utilizan, así como con el software de administración de inventario de laboratorio del propio laboratorio. Las etiquetas para tubos con códigos de barras 2D ofrecen al usuario el máximo control sobre la información codificada al tomar muestras, lo que permite etiquetar los viales receptores con datos idénticos o personalizados. Permiten que el lateral del tubo se imprima con códigos de barras 1D, datos variables y texto legible utilizando las impresoras de códigos de barras de transferencia térmica más comunes, además del código de barras 2D impreso en la parte inferior del tubo.

 

SOBREETIQUETADO

La aplicación de etiquetas transparentes o el laminado sobre una etiqueta existente puede servir para dos propósitos. En primer lugar, el laminado transparente actúa como una capa adicional de protección que protege la información de diversas condiciones ambientales, incluidas temperaturas extremas, exposición a productos químicos agresivos y abrasión o daños mecánicos. Se puede aplicar una etiqueta transparente a un vial criogénico para agregar protección contra el rociado con alcohol o usarse en un área de uso intensivo para proteger contra rasguños y abrasión. Una etiqueta transparente también puede agregar información adicional sin ocultar la etiqueta existente y su impresión. La etiqueta actual seguirá siendo legible y escaneable, y los datos adicionales o el código de barras simplemente se mostrarán a un lado.

Independientemente de sus necesidades de reetiquetado,  existe multitud de soluciones de identificación únicas para cubrir sus requerimientos específicos. Esto incluye una amplia gama de etiquetas opacas y transparentes, diseñadas para funcionar en diversos entornos y condiciones, incluido el almacenamiento criogénico, el autoclave y con productos químicos y disolventes agresivos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.