ETIQUETADO PARA LABORATORIOS Y ENTORNOS ESTÉRILES

Los ambientes estériles son esenciales para prácticamente la totalidad de los laboratorios biológicos, ya que actúan como la primera línea de defensa contra la acumulación de contaminación cuando se realizan cultivos celulares. Estos entornos requieren altos niveles de esterilidad, lo que significa que cualquier herramienta de identificación también debe permanecer estéril. Es por esto que, en los últimos años, las soluciones de etiquetado se han adaptado a dichos entornos, desde gabinetes básicos de bioseguridad hasta salas limpias y procedimientos de esterilización.

CABINAS DE BIOSEGURIDAD

La mayoría del personal que trabaja con materiales biológicos requerirá, en algún momento, un gabinete de bioseguridad para mantener un ambiente estéril mientras cultiva y manipula células para experimentación. Estos gabinetes son en sí mismos un tipo específico de entorno de laboratorio que puede afectar la integridad de las etiquetas, ya que los elementos que se colocan en el interior se rocían repetidamente con alcohol para esterilizar sus superficies. En algunos casos, los artículos incluso se dejan en el gabinete durante un período prolongado y, por lo tanto, se exponen repetidamente a la luz ultravioleta, una fuente común de decoloración de las etiquetas.

Cuando se trabaja en un gabinete de bioseguridad, puede resultar tentador tomar cualquier rotulador y marcador y escribir con él en todos los tubos y recipientes. De hecho, usar un marcador resistente al alcohol puede ser una forma rápida de identificar algunos tipos de consumibles, al menos a corto plazo. Por ejemplo, es fácil escribir la fecha en que se abrió una botella de medios con un marcador. Sin embargo, es una buena práctica imprimir siempre etiquetas que puedan adherirse perfectamente a todos y cada uno de los elementos dentro del gabinete, especialmente para tubos y microplacas. Lo ideal es que las etiquetas se impriman con códigos de barras (o RFID) .) e información legible por el personal, lo que proporciona un método fiable para poder rastrear muestras, bien se encuentren en el interior del gabinete o en una incubadora. Debido a que el alcohol se usa con tanta frecuencia para la esterilización, estas etiquetas deben ser al menos parcialmente resistentes a los productos químicos. En particular, la impresión también debe ser resistente a los alcoholes y, si es necesario, a la exposición a los rayos UV. Por lo tanto, se recomiendan las impresoras de transferencia térmica, ya que brindan la protección óptima contra estos entornos, además del almacenamiento criogénico.

También es importante considerar la colocación de etiquetas e impresoras antes de trabajar en un gabinete de bioseguridad. Para las microplacas, es fundamental colocar la etiqueta en el lateral o en la parte inferior de la placa para que, si se extravía una tapa accidentalmente, la muestra no corra el riesgo de perder su identidad. Las etiquetas colocadas en la parte inferior deben ser claras e impresas al revés para facilitar el escaneo y la legibilidad. Para las impresoras almacenadas en o alrededor de gabinetes de bioseguridad, es esencial mantenerlas ordenadas y asegurarse de que tengan botones sellados y superficies que se puedan limpiar.

A su vez, habilitar de un espacio físico suficiente dedicado a la impresora ayuda a evitar la acumulación de polvo, lo que reduce las posibilidades de que entren contaminantes en su gabinete y las áreas que lo rodean. También se deben evitar las etiquetas de papel y los núcleos de cartón, ya que pueden generar una tasa relativamente alta de acumulación de polvo en comparación con las etiquetas y los núcleos de plástico.

HABITACIONES LIMPIAS

La mayoría de los principios de etiquetado para cabinas de bioseguridad también se aplican a las salas limpias, como las que se utilizan para los laboratorios de fecundación in vitro (FIV). Sin embargo, dependiendo de la industria, las salas limpias tienen sus propios estándares y regulaciones que deben seguirse. Una de las cosas que distingue a las salas limpias de los gabinetes básicos de bioseguridad son sus restricciones sobre los compuestos orgánicos volátiles (VOC). Una gran cantidad de VOC en el aire puede alterar permanentemente la expresión génica y las características de muchos tipos de células, incluidos los óvulos, los espermatozoides y los cigotos, por lo que es imperativo limitar los VOC en todo el laboratorio, no solo en las cabinas de bioseguridad.

Al hacerlo, es necesario obtener etiquetas (incluidas las etiquetas de pajitas criogénicas y de congelación) que hayan sido probadas en busca de VOC para garantizar que no emitan antes de ingresar a la sala limpia. Tenga en cuenta que también se deben realizar pruebas de toxicidad, como un ensayo de lisado de amebocitos de Limulus (LAL) para verificar la ausencia de endotoxinas junto con ensayos de motilidad de esperma humano, que se utilizan como una herramienta de control de calidad para probar todo tipo de dispositivos o materiales que son generalmente utilizado en el procesamiento de semen en laboratorios de FIV.

Para las salas limpias, también es vital utilizar impresoras dedicadas que sean fáciles de limpiar para evitar la contaminación, junto con etiquetas diseñadas para su uso en entornos estériles. Las etiquetas y rótulos para salas limpias están hechas de material de baja emisión de gases, tienen lixiviables ultrabajos y partículas bajas. Cada etiqueta también debe probarse en busca de partículas en la superficie, limpiarse y, cuando sea posible, empaquetarse individualmente en un entorno controlado.

PROCEDIMIENTOS DE ESTERILIZACIÓN

La esterilización es un componente necesario para trabajar en un entorno limpio, ya sea que utilice un autoclave para limpiar puntas de pipeta, herramientas, microplacas o soluciones. Para identificar correctamente todos los artículos esterilizados, se recomienda enfáticamente que se coloquen etiquetas de autoclave en cada artículo individual, ya que soportan tanto el calor y la presión altos asociados con la esterilización en autoclave, además de la radiación gamma y el óxido de etileno. Las etiquetas permanentes se pueden utilizar para identificar bolsas y blisters de un solo uso, mientras que las etiquetas extraíbles para autoclave también están disponibles, perfectas para etiquetar recipientes de esterilización reutilizables que se someterán a ciclos de esterilización repetidos.

PAPEL DE RFID EN AMBIENTES ESTÉRILES

Las etiquetas RFID son una herramienta muy destacable, especialmente para salas limpias de FIV, donde se puede usar de varias maneras para rastrear y rastrear óvulos, espermatozoides y gametos y mitigar errores. Incorporado en un sistema de testigo electrónico (EWS), el etiquetado RFID se puede utilizar para verificar la identidad de cada muestra, incluso durante el uso inmediato, notificando al personal cuando las celdas incorrectas se colocan una al lado de la otra en el mismo espacio de trabajo. La etiquetas RFID también se pueden integrar en casi todos los procedimientos de esterilización y salas limpias. Usando tecnología que equipa las etiquetas con una incrustación RFID, se puede generar casi cualquier etiqueta RFID, desde etiquetas para autoclave hasta etiquetas criogénicas y resistentes al alcohol. Esto significa que el etiqeutado RFID se puede personalizar para adaptarse a todos los entornos estériles, independientemente de si se trata de COV o contaminantes bacterianos y/o virales básicos.

1 comentario
  1. Ever ceballos Dice:

    Que bueno tener esta información, ya que muchos suelen confundir en los colores, le explico en la tuberías de agua, le ponen el color azul cielo y eléctrico ponen azul marino

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *