ETIQUETADO EN HISTOLOGÍA

La histología es una rama de la biología que estudia los tejidos biológicos u orgánicos de los seres vivos. La parte más pequeña de todo ser vivo es analizada con determinación y exactitud por esta disciplina relacionada con la anatomía y la medicina. Dentro de este área existen una gran variedad de subapartados que nos permiten estudiar cada tejido dependiendo de una serie de características. La citología o la bioquímica están estrechamente relacionados con la histología, que se encarga de dar un enfoque más general. 

El desarrollo de esta ciencia está directamente vinculada al avance de los microscopios, aunque la histología abarca un sentido mucho más amplio que el puramente estructural, como las relaciones estructurales con sus funciones y el estudio del desarrollo tisular. Empezamos a ver referencias a esta ciencia a medida que aparecen los primeros microscopios.

LA IMPORTANCIA DE UN ETIQUETADO CORRECTO EN LAS MUESTRAS 

La histología , por tanto, es un campo importante de investigación utilizado por científicos, médicos e investigadores. Mientras que los investigadores buscan comprender cómo cada célula individual afecta la función de los tejidos y órganos, los médicos estudian la histopatología de los tejidos para ver cómo cambian en los pacientes afectados por la dolencia o enfermedad. Un etiquetado adecuado en histología de las muestras de tejido en cada paso del proceso de preparación del tejido es fundamental para la interpretación de los resultados histopatológicos, en los que se confía para diagnosticar correctamente a los pacientes. Sin embargo, las técnicas histológicas presentan obstáculos únicos para un etiquetado adecuado que a menudo requerirán soluciones de identificación innovadoras.

COLECCIÓN DE MUESTRAS

Las muestras se recolectan tradicionalmente a partir de muestras de tejido extraídas de un cuerpo vivo, también conocidas como biopsias. Las muestras a menudo se colocan inmediatamente en un receptáculo de almacenamiento temporal hasta que llegan al laboratorio. En este paso, el etiquetado adecuado de las muestras es de suma importancia. Cualquier ambigüedad de la muestra podría resultar en una pérdida de tiempo para el paciente, la necesidad de someterse a una cirugía adicional, así como los costes adicionales necesarios para volver a procesar las muestras correctamente desde el principio.

Las muestras de biopsia se pueden almacenar en distintos tipos de recipientes, incluidos microtubos y viales de diámetro pequeño, tubos de ensayo, placas, frascos… Dependiendo del tamaño y material del recipiente de recogida de la muestra, es posible que se requiera un tipo diferente de etiqueta. Hay que considerar que muchos laboratorios no admiten muestras cuya identidad no esté adherida al propio recipiente de la muestra.

FIJACIÓN QUÍMICA

Una vez que las células están aisladas, deben fijarse químicamente, lo que a menudo se realiza con conservantes como formalina y glutaraldehído. Esto congela los tejidos «a tiempo» mientras que también inhabilita las enzimas que normalmente degradarían las células. Como tal, el tejido se mantiene protegido de procesos de degradación mientras produce células preservadas que se ven muy similares a su estado natural.

En este paso, cualquier etiqueta utilizada para identificar sus muestras puede interactuar con una gran variedad de diferentes productos químicos y solventes, como por ejemplo etanol, metanol, formalina, tolueno y otros. Por tanto, las etiquetas resistentes a productos químicos son la opción ideal, y las etiquetas de histología que puedan soportar soluciones de formaldehído y formalina son particularmente útiles en esta etapa del procedimiento.

DESHIDRATACIÓN Y LIMPIEZA DE MUESTRAS

Una vez fijadas, las células deben pasar por un proceso de deshidratación, lo que comprende reemplazar paulatinamente el agua del tampón de fijación con concentraciones crecientes de alcohol. Después de esto, el etanol se reemplaza a su vez con xileno, un agente de limpieza hidrófobo de uso común, que ayudará una vez que comience la incrustación de cera en el tejido.

En este momento del proceso se requieren etiquetas con una resistencia química aún mayor, ya que es probable que puedan entrar en contacto con productos solventes más duros y agresivos. Además, una vez que se completa la deshidratación de la muestra, es posible que las muestras requieran un almacenamiento prolongado en el congelador hasta que estén listas para ser procesadas. De este modo, también se recomiendan etiquetas que puedan soportar bajas temperaturas y ambientes húmedos y fríos.

INCLUSIÓN DE PARAFINA

Una vez que las muestras se han deshidratado y aclarado, están listas para ser procesadas con el material de inclusión (cera, agar y resina). Durante este proceso, el xileno se reemplaza lentamente con concentraciones crecientes del material de inclusión hasta que no queda xileno, lo que hace que las muestras sean estables durante varios años. El material de inclusión más utilizado es la cera de parafina debido a su facilidad de uso y su bajo punto de fusión, que reduce el endurecimiento de los tejidos. En microscopía electrónica, se necesita una matriz más dura para cortar secciones muy delgadas, requiriendo el uso de resina en su lugar.

El etiquetado de las muestras en este momento se puede realizar directamente en el bloque de cera o en el casete de tejido, con una impresión resistente a los productos químicos que no se desvanecerá ni manchará, utilizando etiquetas con un adhesivo extrapermanente que permite que las etiquetas se adhieran a las muestras más difíciles.

También hay etiquetas diseñadas específicamente para la identificación de   muestras inluidas en resina . Estas etiquetas son lo suficientemente pequeñas para adaptarse a la mayoría de las cápsulas y moldes de resina, y presentan una gran resistencia a los productos químicos y al calor extremo. Las etiquetas se pueden utilizar para etiquetar de forma segura sus muestras con texto alfanumérico o números serializados, así como códigos de barras 1D o 2D.

CORTE Y TINCIÓN

Para teñir las muestras, las muestras en parafina deben descongelarse y los bloques deben cortarse en secciones finas con una cuchilla afilada, haciendo secciones transversales delgadas en las que ver las células. Se colocan “cintas” finas de parafina en los portaobjetos de microscopio y la cera sobrante se elimina sumergiendo el portaobjetos en xileno, lo que hace que la cera se disuelva, dejando sólo una capa delgada de tejido. A continuación, se aplican tinciones químicas, como hematoxilina y eosina, a los portaobjetos de histología marcados para mejorar el contraste de las capas celulares, lo que permite determinar si el paciente tiene tejidos sanos o enfermos. Aquí, el uso de etiquetas diseñadas para adaptarse a portaobjetos de microscopio, con una fuerte resistencia tanto al contacto directo como a la inmersión en productos químicos agresivos y  manchas, es esencial. Las impresoras de portaobjetos también están disponibles, aunque las etiquetas duraderas resistentes a las manchas siguen siendo la opción más fiable.

Por lo general, el empleo de productos químicos agresivos, disolventes y tinciones en varios procesos histológicos requiere que se utilicen etiquetas duraderas y resistentes a los productos químicos para una identificación adecuada y segura de las muestras.

 

En SUCLISA INDUSTRIAL somos líderes en distribución de etiquetado de muestras de labortorio e identificación de muestras, somos proveedores especializados en soluciones de identificación y marcaje utilizado en laboratorios médicos y de investigación, así como en instituciones de atención médica.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.